Apunte

Asomada a la ventana del alma, sonríe burlona la duda. Y es que no hay mantas que valgan cuando el frío es bajo la piel.

Anuncios