Optimismo

Hay días en los que el optimismo desgrana nubes negras hasta convertirlas en tenues cortinas del pasado en vilo.

Y entonces los fósiles pierden la identidad que el deseo les cedió.

Hay días en los que la vida vuelve a ser esa noria que fuera en la infancia, cuando estar tan lejos del suelo te hacía reír.

Y entonces el ayer deja de ser añoranza para ser recuerdo.

Hay días en los que…

Pero no hoy.

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s