eco

Me pregunto porqué mi mente vuelve a recomponer aquella carta que escribí cuando aún tenía algo que decir. Se reordenan las mismas palabras con otros significados, otras ideas laten debajo.

No la volverás a recibir, ni entonces ni ahora las palabras son las adecuadas, la pregunta ni siquiera era explícita. Ahora sé que, bajo esas circunstancias, no se puede esperar respuesta.

Se vuelven a articular las frases aunque la razón pida explicaciones y la lógica grite que es necesario un camino para invitarte a él.

Nos hemos visto en este tiempo de silencio y, aún así, no sé que ha sucedido en tu vida. Lo importante, no lo sé. Debe ser, como siempre, que digo «¿cómo estás?» cuando quiero decir «¿qué piensas?».

Siempre has sido un reto, para qué negarlo. Pero no por vencer, ni por llegar más allá. Sólo por el misterio de conocerte. Sólo porque estoy convencido de que descifrarte, no importa el esfuerzo, merece la pena.

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s