Cae la noche y la soledad te rodea, pero no más qu…

Cae la noche y la soledad te rodea, pero no más que en la mañana. Oyes al pájaro que te da los buenos días y lo odias por hacerte recordar aquellos otros amaneceres.

Crees que ya has aprendido de qué va todo esto. Es un simple juego, un entretenimiento mientras llega esa meta sin objetivo. Porque lo que tú buscabas ya se fue.

Sigues dando vueltas en la cama, desde que te acuestas hasta que te despiertas, mientras te preguntas si a todos les cuesta lo mismo dormir.

Y no aprendes. Sino sabrias que mañana, quiza hoy, alguien devolverá media sonrisa de sus labios a los tuyos y el misterio volverá a poblar tus sueños. Alguien que reaparece cuando ya no le esperas, que se queda a leer las ideas que flotan sobre ti cuando no le conviene, sólo por hacerte saber que la soledad que sientes está en libertad vigilada, que hay quien comparte tus destierros y tus sombras.

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s