Palabras bajo la almohada

Lo más duro fue partir dejando las palabras bajo la almohada y los sueños entre tus dedos.

Ahora tras la puerta sólo quedan contradicciones desechadas y sarcasmos que regresan de otros labios, siluetas de ladrillos que piden huir.

Quizá eso hagamos, con aviones o silencios, con tertulias vacías y verdades sin decir, esperando que llegue esa amistad que dejamos a medias por tener demasiada prisa en disfrutar del viaje.

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s