Disculpen las molestias

Gracias por asistir a la función. Les debo una disculpa, permítanme que lo explique:

El título del post anterior es un acrónimo, significa “Experimento Sociológico De Observación”.

¿Y eso por qué? No sé si alguna vez os habrá pasado, por eso lo escenificaré en una breve mini-historia / ejemplo:

En una galería de arte, dos amigos discuten frente a un cuadro impresionista el sentimiento que quería transmitir el artista.

Durante la discusión, un tercer hombre se acerca y les pide que repitan las sensaciones que, dicen, sentía el artista. Los dos amigos, aunque extrañados por la solicitud, le resumen la conversación anterior. Al finalizar, le preguntan al recién llegado personaje a cuál de ellos daría la razón.

A lo que responde:
-En realidad, sólo quería escuchar todas las cosas maravillosas que podría haber sentido cuando pintaba el cuadro.

Es algo que siempre creí, en la época en que iba al instituto, que pasaba con los comentarios de texto y otras aberrantes actividades que hacíamos sobre novelas y poemas de escritores reconocidos.

Así que ayer, a raíz de un ligero malentendido, se me ocurrió provocar precisamente eso. Dibujar un garabato en colores para saber cómo respondéis. En el fondo, es saber cómo se sentiría cada uno de vosotros, si estuviera en mi piel mientras lo hago.

Más que pura diversión morbosa, me pareció una bonita forma de comunicación: sería compartir la imaginación de cada uno.

Esa era la idea, pero no ha salido demasiado bien. Ahora sin eufemismos: ha sido un desastre, con ataque personal incluido. Podría decir que las cosas nunca salen bien a la primera, pero prefiero aquello de… “es que los buenos artistas son unos incomprendidos”.

Así que me iré con el pintor de la historia a tomar unas copas, a ver si descubrimos entre los dos por qué, si los que miran son más creativos, no se atreven a coger el pincel.

Anuncios

Espera congelada

Descalzo sobre la nieve arden los pies y se hiele la conciencia.

Ves el reflejo de tu vida sobre el blanco pero sin brújula no puedes saber si es futuro o pasado.

Nubes de hombre lobo, pero con luna nueva. Habrá que esperar la metamorfosis.

Tal vez, siendo mariposa, se aleje volando el frío.

Tal vez, siendo mariposa, se pueda pisar el suelo.

El Seductor

Siempre quise ser un seductor, lo reconozco. Supongo que por exigencias del guión, porque cuando lo demás no acompaña sólo te queda la labia. ¿Dicen que lo de hablar se aprende, verdad?

Como en tantas otras cosas, me equivocaba. Me equivocaba porque lo de seducir no es ciencia, sino arte. Me equivocaba porque también es cuestión de carácter. Si, además de las cursilerías que se derraman entre tus labios, eres de los que no puede pensar en nada distinto al amor… Está claro que lo de plantar la bandera y huir lo más lejos posible a anunciarlo, no es lo tuyo.

Y me equivocaba, sobre todo, porque no merece la pena. ¿Para qué, para tener un ego magnánimo que te agriete la piel desde dentro? En los retratos quedará muy bonita la mano Napoleónica, pero eso tiene que doler. Seguro que duele el vacío que te dejas en el cuerpo, en el otro. El que, mientras dormía, abandonaste en el último hotel; donde, bajo las sábanas, la calidez del sexo se enfriará hasta oler a la humedad de la esperanza rota.

linmer

P.S.: Dedicado a Piz, “sólo” por salvar un alma.

(*)

Cuando por fin levantas un poco la cabeza, viene alguien y te aporrea para volver a estar postrado en el suelo. Con la cara en la acera, respirando el rastro de las mentiras, esas mentiras que dejan tus huellas por allá donde pasas. ¿No te da miedo hacerte una vida a base del engaño? No deseo que te quedes sola, aunque sigas por ese camino, solo quiero que desaparezcas, pues yo sigo con mi nariz oliendo la puta desolación.

Gilipollas

(*) Como empieza a ser habitual, el asterisco indica que el texto es de un buen amigo.