El meu núvol (*)

Se sentia el murmuri de sempre. A aquelles hores tots estàvem massa adormits per petar la xerrada. L’únic que desitjàvem era anar avançant parada rere parada per no fer massa tard.Per la resta era un pur tràmit, i fins feia un temps també ho era per mi. Ara, però, tot havia canviat.

Cada matí iniciava el viatge cap al meu anhelat futur. Esperava amb impaciència el moment en que el veuria aparèixer per la porta. En els minuts següents no em cansava d’observar-lo. I somiava… somiava… somiava…

Imaginava el tacte de la seva pell, la seva olor, la seva veu… Buscava la seva mirada i quan finalment la trobava en fugia ràpidament. Era tan feliç en el meu núvol…

Un moment! Què passava? On era la seva entrada triomfal? S’hauria adormit? Estaria malalt?

Però l’endemà tampoc va aparèixer. Ni l’altre, ni l’altre… I així va ser com aquell que, sense saber-ho, havia d’envellir al meu costat, s’esvaí per sempre, sense previ avís. Tornava a estar sola.

(*) Texto aportado por otra persona que también prefiere ser anónima

Quiero una oportunidad (*)

Si pudiera pedir un deseo sin dudar desearía ser otra persona, solo por un día, para poder seducirte sin miedo a que se estropee nuestra amistad. Para poder por fin besar tu piel bronceada por el sol de la playa. Acariciar tu pelo y enredarme en ellos para que no te escaparas nunca de mi era. Tumbada en la arena, tu silueta se desvanece como un espejismo cuando intento alcanzarte.

Si pudiera ser otra persona por un día, tal vez dejara ser espectador de tu película, en la que no hay papel para mí, dónde los protagonistas pasan por delante mía y yo no tengo oportunidad de actuar. Quiero dejar de ser parte del público, actuar en tu vida, pero eso es imposible, soy el viejo amigo que un día se equivocó al jugar las cartas que el destino le repartió y tatuado en mi frente el nombre de espectador. Solo puedo esperar que tu película tenga un final feliz, aunque sea de lo más amargo para mí. Me quedaré sentado al margen, comiendo palomitas que se atragantan a su paso por mi garganta, con sabor a derrota y exceso de arrepentimientos.

(*) Texto invitado de un colaborador anónimo