Carta

Querida Marta,

han pasado dos años, tal vez tres, y sigo sin saber de ti. Al principio me molestó que tus últimas palabras fueran “te llamo luego y quedamos mañana”. Pero no era la primera vez que lo hacías, lo de incumplir una cita, lo de desaparecer sin dejar rastro.

Esta vez incluso llegué a preocuparme, no tengo forma de contactar contigo y si te hubiese pasado algo nunca podría saberlo. Es una sensación compleja: una cosa es añorar a alguien que no está, pero eso de no saber si lo has perdido, no sabes si guardar como un tesoro los recuerdos o acumulando rencor por la indeseada ausencia.

Pero el tiempo no son sólo anocheceres perdidos, la piel que envuelve los sueños también se va curtiendo, al final nos acostumbramos a hacer balances hasta de las emociones. Por eso te escribo, Marta, porque las malas experiencias también son emociones al fin y al cabo, porque la rutina ya se encarga de poner la monotonía que nos hace creer estables.

Así, un día como hoy me levanté pensando que me faltabas tú, aunque pueda parecer extraño. Y que necesitaba decírtelo, aunque sea absurdo porque no sé cómo localizarte. Me enseñaste a realizar los deseos, más allá de la razón o la conveniencia, por mucho que yo me revelase a esa idea.

Jaque-mate, has ganado. Como siempre. Sólo que, esta vez, ni siquiera estás para saberlo. Esta vez, perder ni siquiera tiene sentido.

9 comentarios en “Carta

  1. muy bien expresado, me ha gustado mucho la frase “porque la rutina ya se encarga de poner la monotonía que nos hace creer estables”

    simplemente decir respecto a la ultima frase, ha ganado? porque ha ganado? normalmente nadie gana en las relaciones, o la tienes o no, cuando la tienes se disfruta cuando no se añora pero ganar? perder? no no no…esto no es una batalla

    Me gusta

  2. Aunque ya te lo he dicho directamente te lo repito, este texto es genial. Me refiero a que es buenisímo pq me he descompuesto por dentro (pero no lloro pq los hombres ‘no lloramos’).

    Es una historia muy triste que para nuestra desgracia se da mucho y muy a menudo. No pienses que jugaste mal tus peones y alfiles, a veces se pierda la partida por mucha dedicación que le pongas.

    La pregunta más significativa es: ¿solo yo pienso en esto? ¿acaso la otra persona vive tan tranquilamente sin recordar ni extrañar? Aun suerte que tenemos las fotografías para recordar a esas personas que nos olvidaron.

    Me gusta

  3. Pe:

    Es una de las lecciones que cuesta aprender en la vida, pero con la perspectiva adecuada, es así.

    Gracias por el piropo, se hace lo que se puede, también en lo referido a la frecuencia. ;) Besos.

    Morgana:

    Gracias Morgana, pero no es tan triste, la incertidumbre crea expectativas, las pérdidas son huecos que alguien, más tarde, rellena. Es cuestión de ser paciente.

    Como le he dicho a Pe, se hace lo que se puede, aunque me he prometido que esta vez seré más formal en este asunto. Besos. ;)

    India:

    Qué forma tan impetuosa de entrar :P Creo que has captado mejor que nadie la esencia, aunque supongo que no es tan trágico como otras muchas cosas, aunque siempre el peor dolor es el que se padece. Besos ;)

    Julián:

    Y qué razón tenía. Aunque yo no hablase de eso :P Gracias por la visita, Sr. del bigote. ;)

    David:

    La frase que has escogido, quizá es lo más triste de todo. Me refiero a que sea cierto, es digno de una reflexión mayor que el asunto original, aunque quizá lo tenemos tan asumido que se ha convertido en un dogma que no nos atrevemos a cuestionar.

    Lo de ganar la partida, era un guiño privado a la relación con la pseudo-imaginaria Marta, que no se llama así en realidad. Es cierto que en las relaciones no gana uno y pierde el otro, eso es en los divorcios ;) Un abrazo.

    Duquesa:

    Debes de ser de lágrima fácil pero, en todo caso, gracias. ¿Sabes? Aunque no lo haya escrito también me lo he planteado, si “Marta” leyese esto no esperaría su arrepentimiento, ni siquiera una disculpa, es más una carta de despedida, aunque sea paradójico.

    Es interesante lo que planteas, yo creo que el que más sufre es el que menos debiera, por aquello de que somos un tanto masocas. Gracias por la visita :) Besos.

    PD: Lo de la escobilla no creo que lo entienda nadie más, así que te diré que no sufras, que ya me doy por satisfecho.

    Reif:

    Ya sé que no puedes llorar porque eres Steelman y la viruta de acero va cara. Aún así, me alegro de que te haya gustado.

    Supongo que tienes razón en que es una historia común, pero eso lo sé ahora, hace algunos años sufrí bastante por ella, mejor que tú pocos lo saben. Gracias por el consuelo, creo que en parte si que juegué mal, pero en los errores también está el camino.

    Tienes razón, las fotografías son casi tan perdurables como las palabras en la memoria. Un abrazo ;)

    Me gusta

  4. en realidad lo que duele es nuestro propio egoísmo, el pensar que no nos recuerdan.

    yo no suelo tener ya este problema, pero es cierto que en la juventud sucede que nuestra inexperiencia nos hace ser asi de egoístas.
    Somos almas libres, independientes, volamos a donde queremos. Amar, amar de verdad es dejar en libertad.
    Marta sigue su vida donde sea, ¿la amabas? ¿la has dejado de amar solo porque no se pone en contacto contigo? ¿de verdad la amabas?
    yo lo que leo en tu carta es rencor, por no avisarte, por no darte explicaciones, por no saber donde está. Porque tu la necesitabas pero ella a tí no.
    no es una carta que me emocione. lo haría si fuera en otro sentido, si desprendiera amor desinteresado, si dijera por ejemplo.
    (“Aunque te has ido sin despedirte, aunque dijiste “te llamo” y luego no lo hicieras, aún te recuerdo con amor, aunque ya no pueda verte ni estar a tu lado, aunque tu no me recuerdes, yo sigo deseando algún día saber de tí y saber que estas bien, aunque no sea conmigo”).
    bueno menudo rollo he echado, solo es una opinión personal como las demas, un saludo.

    Me gusta

  5. unalectora:

    Quizá tengas razón y en el desamor haya algo de rencor, pero la intención, como ya he dicho antes, era reflexionar sobre lo fácil que es que personas allegadas desaparezcan sin más.

    En cualquier caso, gracias por tu aportación y por la visita ;)

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s