Diario de un desconocido (IV)

Este capitulo sitúa la historia del otro lado, mismo narrador, pensamientos de ella.

El tráfico era anormalmente fluído para la tarde de un viernes, había llegado media hora antes a la estación, así que decidió acortar la espera en la cafetería de la propia estación.

-¿Será tan encantador también en persona? Odio a los hombres poco resueltos, que se guardan la gallardía para aquellas cosas que conocen bien y no son capaces de tomar las riendas ante los imprevistos. Por otra parte, si es capaz de venir hasta aquí, algo querrá decir ¿no?

-¿Le hago esperar un poco? Que asco de camarero, desde que me he dado la vuelta no deja de mirarme el escote a través del espejo, si tú me ves el escote yo te veo como babeas, idiota, al menos podrías disimular un poco.

-Se acerca la hora, ¿si no estoy a gusto cómo le digo que me tengo que ir? El pobre lleva varias horas de viaje sólo por conocerme, no puedo simplemente decir que tengo otro compromiso…

El tren llega a paso lento, con esa extraña ceremonia de las cosas inexorables. Él la reconoce primero, se acerca con paso seguro. Ella se queda en el sitio, observándolo. No dejan de mirarse el uno al otro, como si los ojos de ambos fueran los extremos de un sendero imaginario. Cuando está a solo un metro de ella, deja la maleta en el suelo y le dedica una sonrisa, posiblemente el saludo más encantador que puede esperarse de un desconocido.

-¿Tendré que tomar yo la iniciativa…?

Él acompaña la sonrisa con un aterciopelado “Por fin nos conocemos” y se acerca para darle dos besos antes de que ella pueda contestar. Luego le pregunta si lleva mucho esperándole.

-Se ha decidido, y además su colonia invita a morderle el cuello… Toda la vida, llevo esperandote toda la vida.

Y sin embargo responde que no, que apenas lleva unos minutos. Se da media vuelta y comienza a caminar, él se pone a su lado y le pregunta a dónde van,  como si eso importase…

Anuncios

14 comentarios en “Diario de un desconocido (IV)

  1. Ayyy… esta chica… Estaba nerviosa, se le notaba. Que bonito eso de: “toda la vida, llevo esperándote toda la vida…”. Eso sobre todo me encantó. A veces esperamos demasiado, más de lo que merecemos, pero cuando el encuentro es bueno, merece la pena esperar años (si hace falta)… ;)

    Él también estaba nervioso. Esa pregunta de ” ¿a dónde vamos?” también denota nerviosismo no? Pero en realidad no importa y a él tampoco… se dejará llevar…

    Un abrazo ;)

    Me gusta

  2. aRGHHH lIN
    porqué son tan cortos??????, de verdad que me dejas con la miel en los labios.

    confieso que soy una “muerdecuellos”…eso sí, se ha de dar la mezcla perfecta de colonia y olor personal…y cuando se da, soy implacable.

    Me gusta

  3. India:

    Es posible que él esté más nervioso de lo que creía, al fin y al cabo, no se conoce a alguien tan especial cada día.

    Eso es lo maravilloso, tomar la iniciativa para dejarse llevar. Un abrazo ;)

    DavidG:

    Yo también tengo esas reacciones con los perfumes, no sé que es lo que te sorprende ni porque lo atribuyes al sexo femenino.

    La palabra gallardía es bonita, pero no tanto como “bizarro”, palabra que se está desvirtuando por confusión con la homóloga inglesa de distinto significado. Y colorín, colorado…

    Penélope:

    Son cortos porque si son más largos tardan más en volver, además así mantenemos la intriga ¿no?

    Confieso que me pasa lo mismo con los cuellos femeninos con el perfume adecuado…

    Duquesa:

    Esa es precisamente la esencia de lo que quería contar, las pequeñas cosas que hacen la espera de los acontecimientos tan especial.

    Es ella la que le guía a él, no creo que una chica como ella vaya a esos sitios. Pero uno nunca conoce del todo a una persona, claro.

    Me gusta

  4. Mmmmm interesante recepción, quien no pasa nervios ante una primera vez? sea lo que sea nos volvemos más detallistas, observadores, pensativos e imaginativos, vivan las primeras veces.

    Me gusta

  5. diría más bien que vivan TODAS las veces que SON como una primera vez

    Lin, pequeño padawan

    Las mujeres forman viven el mismo universo que nosotros aunque ligeramente paralelo, es así, ni mejor ni peor, simplemente diferente.

    la mayoría de los tíos se conforman/nos conformamos con muy poco, las mujeres valoran cada detalle, un TODO forma parte de la experiencia…hay hombres que pueden captar ese todo, pero eso no tiene porque significar que a una mujer le guste más eso hombre…por eso, el tema de la colonia, sin ser privativo de ellas, lo significan mucho más

    vaya tocho…verdad?

    Me gusta

  6. mmmm pues yo recuerdo un perfume de una ex, y cada vez que huelo ese perfume me recorre un subidón por el cuerpo! madre mia… es oler y recordar, y pq no tengo el sistema limbico desarrollado al máximo que sino creo que hasta sentiría.

    Me gusta

  7. Lo mejor es la localización de la historia… tenía que ser en un tren.
    Pero no en uno de esos asépticos trenes de alta velocidad, no aptos para el ciudadano corriente. Me refiero a un tren de largo recorrido por vía convencional, que es el caldo de cultivo perfecto para este tipo de situaciones.
    Salud/OS traqueteantes…

    Me gusta

  8. Penélope:

    Esa curiosidad, que mató al gato…

    Reif:

    ¡Vivan! Eso es exactamente lo que intentaba transmitir, la transformación en alguien más observador, detallista…

    DavidG:

    Siempre me sales con lo único ;)

    Oh, sensei, cuánta razón tienes. Aunque será que soy medio tía por eso :P

    el_Vania:

    Una estación antigua es el lugar ideal para este tipo de encuentros, ¿verdad? Aunque los trenes modernos también traquetean, no sé si por no perder la tradición…

    Me gusta

  9. ehh…Lin, esta gata esperará pacientemente ;)

    Creo que se ha de ser detallista, observador e imaginativo siempre, no sólo la primera vez ( es importante , sí, esa primera vez, no lo niego) más que nada por que se disfrutan más las cosas, no?…yo encuentro gran placer en planear, preparar…gano el triple: la ilusión de la espera, el disfrute del momento en sí y el calor del recuerdo.

    Ah, y no estoy hablando sólo de lo único ( que también) sino de cualquier cosa que nos apetezca hacer…un viaje, por ejemplo.

    Me gusta

  10. estoy decauerdo con penelope, a veces se disfruta mucho más pensando que harás, dónde irás, cuando lo harás, todos esos planes que rellenan nuestros huecos libres y horas de trabajo poco productivas.

    A veces el viaje luego no es como lo planeamos o sale mejor o peor, pero una vez acabe ya planearemos el siguente. ¿llegará el tren hasta el próximo andén?

    que siga la historia ya!!!

    Me gusta

  11. Penélope:

    Así me gusta, buena chica ;)

    Totalmente de acuerdo en que no sólo hay que ser detallista la primera vez, pero siempre se vive de un modo especial. También en que se disfruta con los planes, claro que sí.

    Y lo de lo único iba por David, pero quién se pica…

    Reif:

    Lo importante, al final, es el viaje en sí, no si sale bien o no. Lo importante es moverse, aunque a medio camino haya que dar media vuelta.

    Duquesa:

    Como decía antes, creo que lo importante es el movimiento en sí. Tomar responsabilidades, correr riesgos. Las cosas que se hacen no son para nada, son las que no se hacen las que pueden acabar en una lección no aprendida.

    Y no hay emoticonos gráficos, los odio. Pero es que los emoticonos auténticos son los descritos mediantes signos de puntuación ;)

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s