Llueve

Llueve. Un matiz azul reflejado en una gota de lluvia. Se revela, vibra, se torna violáceo. La intensidad de los destellos la precipita. Cae, vuela, nada en sí misma, el sol la convierte en fuego. Cambia, renace, sigue cayendo. Pronto acabará su fugaz viaje. Deja de ser transparente, se apaga. Vislumbra su final. Y al llegar, cuando ha de convertirse en nada, pasa frente a tus ojos. Sólo por eso, por asomarse al mundo de tus iris, cada día, en algún lugar, llueve.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s