Dedicado a la ladrona que me robó y escondió mi amor(*)

Unos cuantos veranos ya pasaron desde que te besé por última vez. Muchas noches fueron necesarias para poderte olvidar, perderte en el más recóndito rincón de mi memoria.

Difícil fue superar todo esto, pero me doy cuenta que el principal problema no ha sido la herida que costó cicatrizar ni ahogar los recuerdos en los güisquis de los antros más mugrientos. Ahora me doy cuenta que contigo perdí el poder volver a enamorarme, me lo robaste y en algún lugar yace, inalcanzable para cualquiera e irrecuperable por mí.

No te guardo rencor porque ya te olvidé, aún así no puedo evitar pensar que si no hubiera besado tus labios tendría en mis manos el poder volver a enamorar.

*Aclaración: para los que no me conocen, es un hecho del pasado ya superado pero que de alguna forma me ha cambiado tanto que he dejado de creer en poder enamorarme, muchas chicas han pasado cerca de mía pero inconscientemente hacia otro lado he mirado. Incapaz de sentir, tal vez sea un castigo merecido.

(*) Nuevamente es un amigo anónimo el que escribe, a partir de ahora todos los textos escritos por otros autores serán incluídos en la categoría “invitado”.